viernes, 24 de febrero de 2017

I CERTAMEN INTERNACIONAL DE RELATOS NEGROS "EL HOMBRE DELGADO"

Nos complace anunciar que somos finalistas del "I Certamen Internacional de Relatos Negros "El hombre delgado". Muchísimas gracias a Ediciones Rubeo por confiar en nosotros.

"Azul Cristal" es un relato salvaje, si no queréis leer sobre abusos, traiciones, mentiras y muertes violentas ni os acerquéis a él.

sábado, 23 de agosto de 2014

180 GRADOS

"Mi querida, bipolar, lunática y sin igual Andrea,

Por favor, te ruego que cuando veas que soy yo la remitente de esta carta, no hagas una bola de papel con ella y la tires por la ventana, que te conozco. Solo te pido que intentes hacer un pequeño esfuerzo por recordar aquellos tan felices años de nuestras vidas, aquel tiempo en el que nada era demasiado importante y en el que las horas por nosotras no pasaban, todo lo que ocurrió antes de que como tú dices y repites constantemente yo pusiera mis sucias garras sobre lo que tú más querías. Lo dices y te lo crees...vamos querida Andrea...sabes perfectamente que el único momento en que le amaste realmente fue cuando yo comencé a rondarle. Por favor, no montes otro número ahora, ¿Qué importancia tiene ya? 


Me ha llegado a oídos que te despidieron de la caja de ahorros en la que trabajabas porque sospechaban de ti, se dice que falseabas cuentas, no sé si será verdad o mentira pero aunque tú me detestes yo continúo confiando en tu honradez, siempre lo he hecho..."

"180º", de Elena Puchalt Ruiz, fue una de las obras seleccionadas por el jurado del concurso de relatos de eróticos "Venus de noche" convocado por Ediciones Rubeo: http://edicionesrubeo.blogspot.com.es/2014/08/i-certamen-internacional-de-relato.html?spref=fb

La recopilación de los relatos ganadores ha sido publicada bajo el nombre "Venus de noche" y puede adquirirse online en "La casa del libro":  http://www.casadellibro.com/libro-venus-de-noche/9788494212895/2403017

lunes, 13 de enero de 2014

EL ÍNCUBO


"Acude algunas noches, no todas. Al principio se deslizaba en mi cama, permaneciendo a mi lado solo un momento, yo estaba muerta de terror y no podía ni moverme, ni hablar, temía que el cuerpo que yacía junto al mío se enojara y ocurriera algo terrible, pero no fue así.

Al principio traía el frío de la calle y después poco a poco iba entrando en calor hasta que súbitamente decidía esfumarse. Yo me sentía inmensamente aliviada cuando se marchaba, pero en mi cama permanecía su calor, por lo menos, eso tenía de bueno, Hermano, ya sabe usted como son Las Hurdes en invierno.

La criatura siguió acudiendo a mi cama de vez en cuando. Yo sabía que no entraba en el lecho de las otras novicias, solo en el mío. Escuchaba las respiraciones de las demás hermanas dormidas, no percibía nada, bueno sí, solo alguna de ellas permanecía despierta y tan aterrada como yo y guardaba silencio, seguramente callaba y se cubría con las mantas hasta la cabeza para que no la descubrieran y la violaran a ella también".